Corporación Industrial Fideera S.A.I.C.

Corría el último tramo del siglo pasado. Por aquel entonces, un pequeño pueblo de la provincia de Salerno, en Italia, dio origen a una de las mejores pastas, siguiendo una arraigada tradición familiar de sus habitantes. Una pequeña empresa llamada Grimaldi rescató aquellas recetas tradicionales para traerlas a la Argentina con todos los secretos y el arte de elaborar la verdadera pasta italiana.

Grimaldi se estableció en Buenos Aires, más precisamente en la localidad de Morón, con una primera fábrica de pastas frescas, donde se recrearon aquellas especialidades típicamente italianas.

Poco a poco se fueron incorporando adelantos tecnológicos, facilitando y perfeccionando la producción. Así la empresa creció hasta convertirse en un establecimiento modelo, hoy en día con asentamiento en La Tablada.

Seguir Leyendo